Flores para días felices

La orquídea es mi flor favorita. Cada vez que alguien intenta sorprenderme o quiere sacarme una sonrisa sabe que la orquídea es un acierto seguro. Me basta una, un poco de verde y un lazo bonito para hacerme feliz. Ese es el poder de las flores, que tienen la capacidad de llevar la alegría allá donde estén. Las flores son colores y buenos momentos. Son la forma de decirle a alguien que le quieres, de celebrar un acontecimiento importante, de transformar cualquier lugar en un bonito rincón. Rodearte de flores es sinónimo de sentirse bien. Las flores son para los días felices. Y más si sabes elegir las más bonitas del jardín.

El Invernadero (Oviedo)

Pasear por la calle González del Valle es una maravilla. Lo es porque en esta pequeña calle peatonal de la capital asturiana se encuentra El Invernadero, una preciosa tienda de flores que inunda todo de olor y color. Todos sus trabajos son exquisitos y es literalmente imposible irte sin nada de allí. Sus ramos, sus centros de mesa o sus adornos florales transmiten alegría y sacan sonrisas. Así lo llevan haciendo desde que en 1983 Belén Berjano y Elena Belzunce, recién llegadas de Madrid, abrieran este local que desprende olor a jazmín y hierbabuena. Desde 1991 cuentan además con Beatriz García-Morán y juntas forman un equipo capaz de elegir las flores idóneas para cada persona. Creatividad y buen gusto a raudales.

Pando Floristas (Llanera)

Tienen la capacidad de transmitir sentimientos con sus flores, y apostar por ellos es ir a lo seguro. Una pequeña tienda en un pequeño pueblo asturiano les ha bastado para hacerse un nombre y un sitio. La iglesias, hoteles, restaurantes, salones y casas se llenan de sus flores, y siempre encuentras lo que estás buscando. Desde que en 2002 abrieran sus puertas no han dejado de crecer y siguen apostando como el primer día por lo realmente importante: el cliente. Y lo han hecho además sin dejar de lado la calidad. Basta con echar una mirada a través del cristal para sentirte dentro de un mundo en el que las flores son las protagonistas. Nunca tener un jardín en casa fue tan bonito ni tan fácil.

Doña Cúrcuma (Gijón)

Doña Cúrcuma es Isabel Álvarez, son sus manos y es su alma. Es el ejemplo de que las cosas bien hechas funcionan, de que las pequeñas cosas son la mayor parte de las veces las más grandes. Porque a Doña Cúrcuma no le hacen falta adornos ni recovecos es en lo sencillo, en las cosas bonitas donde reside su éxito. Doña Cúrcuma es frescura, es luz, es color, es aroma y es buen gusto. Y todo gracias a Isabel que disfruta cuida y juega con sus flores, y te involucra a ti en el juego, permitiéndote descubrir que existen flores capaces de decir aquello que hasta uno calla. Una visita obligada para los que buscan flores y sonrisas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s