Los 10 imprescindibles de Oviedo

Oviedo era Vetusta, la clerical y opresiva ciudad de La Regenta, la gran novela de Leopoldo Alas Clarín y del siglo XIX español. Mucho ha cambiado desde entonces. Ya lo ha dicho Woody Allen: “Oviedo es una ciudad deliciosa, exótica, bella, limpia, agradable, tranquila y peatonalizada”. Es una ciudad que siempre, siempre sorprende al visitante, al que regala una imagen por encima de las expectativas. Porque si algo consigue Oviedo es sorprender. ¿Quieres saber cuáles son esos 10 rincones imprescindibles en una visita a esta ciudad que recibe con los brazos abiertos?

1. Para tomar sidras, Gascona

Tomar un culin de sidra es una de las acciones propias del asturiano en sus ratos libres. Es un acto social cargado de formas cercanas al rito, con el único propósito de escanciar, reír, comer y compartir rato con los que más quieres. El lugar idóneo para hacerlo en esta ciudad es Gascona, una calle dedicada única y exclusivamente a las sidrerías y a esta tradición  que todos celebramos. Y recuerda que siempre debes acompañar los culines con algo para picar, ¡sino luego vas a lamentarlo!

2. Para pasear, el casco antiguo

Uno de esos lugares que hay que recorrer con calma, sin prisas. En cualquier esquina puede saltar la sorpresa, en forma de callejuela, plaza o edificio de piedra. El decimonónico centro histórico  está lleno de iglesias, de palacios ostentosos o esculturas variopintas que se convierten en un codiciado objetivo para fotografiar. Pasado y presente conviven en armonía ofreciendo un sinfín de posibilidades, y su belleza atrapa.

3. Para deslumbrarse con su arquitectura, la Catedral

Es la única catedral gótica de España que tiene una sola torre, pero ello no le resta espectáculo. Está dedicada a Santa Bárbara, patrona, entre otros, de los mineros, profesión históricamente ligada a Asturias. Los tesoros que alberga, como la Cruz de los Ángeles, la Cruz de la Victoria, la Caja de las Ágatas y el Santo Sudario de Cristo, requieren de una visita sosegada. Desde la prerrománica Cámara Santa partió en su día el rey Alfonso II El Casto hacia la tumba del apóstol Santiago, iniciando así la tradición del Camino de Santiago. Tradición también es hoy disfrutar de esta joya arquitectónica de Oviedo.

4. Para disfrutar de la naturaleza, la senda verde a Fuso de la Reina.

Esta vía verde recorre los casi 8 kilómetros que separan Oviedo de Fuso de la Reina. En su recorrido, apto para todo tipo de caminantes y cicloturistas, uno puede disfrutar de las vistas sobre el río Gafo, la gran vega fluvial y las aldeas que la circundan. Además, el que decida adentrarse en esta senda cruzará varios túneles de piedra y un gran acueducto para finalizar el camino. Es en esta última parte del tramo, donde la belleza resulta aún más espectacular. Naturaleza pura a tan sólo un paso del centro de Oviedo.

5. Para conocer su respostería, Rialto

Hay una cosa que sí o sí deben hacer todos los que visiten Oviedo, y es irse con una caja de moscovitas bajo el brazo.  Esta especialidad de la confitería Rialto, son unas finas pastas elaboradas con chocolate, almendra marcona y nata, así como un poco de harina, azúcar y un ingrediente secreto que se transmite generación tras generación. Elaboradas de forma artesanal, no hay dos iguales, pero todas tienen un denominador común: su exquisito sabor. En cuanto las pruebas, es imposible dejar de repetir.

6. Para sentirse asturiano, El Fontán

Siempre ha sido un punto importante para Oviedo, ese sitio al que todo ovetense le gusta ir. Conserva el sabor, la tradición, y a pesar del gentío, las tiendas y los restaurantes sirve para volver al pasado, a las cosas que de verdad importan. El Fontán es la plaza del mercado, la de las flores y los colores de Asturias, la plaza de los culines de sidra, el vermú o el buen comer, la plaza de la gente que se toma un tiempo para disfrutar de la vida. No existe nadie que la haya pisado y no la haya disfrutado.

7. Para comprender que no tiene nada que envidiar a las grandes, el Museo de Bellas Artes

No hace falta viajar a Madrid, Barcelona, París o Nueva York para disfrutar de grandes obras de arte. En Oviedo no tenemos nada que envidiar, y el ejemplo más claro es el Museo de Bellas Artes.  El Greco, Ribera, Zurbarán, Murillo, Goya, Sorolla, Picasso, Miró, Dalí, Tàpies… todos tienen cabida entre estas cuatro paredes. Además, la nueva ampliación del museo ha servido para darle el impulso final que necesitaba, y ha sido reconocida internacionalmente como uno de los edificios arquitectónicos mejor valorados. Su visita es obligatoria, y puedes recorrer sus pasillos de forma gratuita.

8. Para tomar un café o una copa, Per Se

Es diferente. Y se agradece. Su interior está decorado con paredes de piedra y muebles vintage donde sentirte tan cómodo como en el salón de tu casa. Y cuando el buen tiempo acompaña, su terraza de colores es sin duda el mejor lugar en el que se puede estar. Derrocha energía, buen rollo, y allí el tiempo pasa siempre rápido. Puedes elegirlo para una tarde perfecta con un buen café y su repostería casera, o para una noche de cócteles y sonrisas aseguradas.

9. Para ir con niños, Mafalda

Sentada en un banco del céntrico parque San Francisco, con cara sonriente, la pequeña Mafalda observa pasar la vida ovetense. Llegó a la ciudad en el 2014, y lo hizo para rendir homenaje a su creador Joaquín Salvador Lavado Tejón ‘Quino’, que ese mismo año fue galardonado con el Prínce de Asturias de Comunicación y Humanidades. Desde entonces, niños y no tan niños hacen cola para fotografiarse con la idealista y conformista Mafalda, que ya es uno de los símbolos de Oviedo.

10. Para disfrutar de las mejores vistas, el Naranco

Subir al monte Naranco es sinónimo de disfrutar de la sensación de tener Oviedo a tus pies. Una colina redondeada de 636 metros de altitud y más de 30.000 metros cuadrados de espacio abierto y natural que corona la capital asturiana, y que ofrece la mejor panorámica posible. Además, es la oportunidad perfecta para disfrutar de las dos joyas prerrománicas más impresionantes del Principado: Santa María del Naranco y San Miguel de Lillo.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s