Esa villa marinera

Las gaviotas revolotean sobre las cabezas de los pescadores que como cada día han salido al mar. El sonido de las olas hace de banda sonora mientras un grupo de niños juega y ríe en la calle. El olor a marisco y pescado sale de las cocinas de las casas que tienen la ventana abierta. Y las calles estrechas y empedradas marcan senderos que siempre miran al Cantábrico. Visitar algunos de los pueblos pesqueros de Asturias es sinónimo de sonrisas, de la felicidad que otorgan las pequeñas cosas, esas tan sencillas y tan gratificantes como detenerse a contemplar la grandeza del mar. ¿Quieres saber cuáles son las villas marineras asturianas imprescindibles?

  • Luarca

El sabor marinero de Luarca se percibe, como en ningún otro lugar, en los barrios de la Pescadería y El Cambaral.  Calles estrechas, intrincadas, empinadas y que se sitúan sobre la ladera regalando vistas perfectas al mar.  A Luarca se le conoce como la ‘Villa blanca’ y la estampa que regala su puerto repleto de pequeñas barcas es  toda una maravilla. No debes irte de aquí sin dar un paseo para conocer su arquitectura indiana, sin dejarte sorprender por alguno de sus miradores -como el del Chano- o sin visitar su cementerio, uno de los más espectaculares de todo el país y en el que se encuentran los restos del premio Nobel Severo Ochoa.

  • Cudillero

Pocos pueblos se reflejan en el agua como Cudillero. Recogido sobre la montaña y frente al mar, este pequeño pueblo pesquero hay que descubrirlo poco a poco. Pasear por sus calles y descubrir sus rincones significa acabar el camino, siempre e ineludiblemente, frente al mar y su espectacular puerto. Imprescindible comer pescado y marisco fresco en la plaza de la Marina, contemplar la villa desde sus calles más altas y caminar a la orilla del Cantábrico hasta llegar a su faro.

  • Lastres

Lastres aparece colgado sobre el mar, y es un precioso pueblo de pescadores, de galerías acristaladas y calles estrechas frente al Cantábrico. Es imprescindible pasear por su barrio de los balleneros, por la Torre del Reloj o por su puerto pesquero. Además, sí o sí no puedes dejar de subir al mirador de San Roque, que cuenta con unas vistas únicas de toda la bahía. Una maravilla en la que merece la pena detenerse.

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s