La Pepita: oda a la hamburguesa

Volvemos a los cincuenta. Al color rosa chicle, los cádillac tuneados, el rock and roll,  los tupés y el cuero. A los batidos de fresa en copa alta, las patatas fritas y, por supuesto, las hamburguesas. Estos pequeños trozos de paraíso culinario que han revolucionado la comida fast food hasta convertirla en toda una delicatessen. En La Pepita lo saben bien, ellos se han convertido en toda una oda a la hamburguesa.

Hasta no hace mucho las hamburguesas se consideraban sinónimo de cocina rápida: una cocina sabrosa y barata sin más. Afortunadamente, las cosas han cambiado y se han convertido en pequeños placeres gastronómicos. Las hamburguesas han pasado a ser el deseo de los foodies, reinventándose hasta colarse en la carta de muchos restaurantes y adquiriendo incluso la categoría de gourmet.

 

 

Descubrí por primera vez La Pepita en un festival de food trucks. Nada de pequeñas furgonetas o camionetas, lo suyo era un autobús de dos plantas. Podías verlos desde lejos, con una imagen potente, marcando la diferencia y pensé: “Estos sí que saben hacer las cosas bien”. De esto ha pasado ya algo más de dos años, y hace tan solo unos días descubrí que no me equivocaba.

lapepita1

 

Hace ya bastante que La Pepita abrió sus puertas en el centro de Oviedo, en la calle Campoamor, y ¡por fin la hemos probado! Vale, el local mola casi tanto como su bus de dos plantas, pero aquí lo realmente importante son sus hamburguesas. ¡De 10!

La Pepita Burguer Bar no es un establecimiento de comida rápida, sino un restaurante que nace con el objetivo de revolucionar la hamburguesa tradicional, y que apuesta por ingredientes de primera calidad.

lapepita2lapepita11

Lo tuve claro nada más echarle un vistazo a la carta: ¡quería la Sorrentina!, una burguer de ternera, rúcula, mozzarela fresca fundida, orégano, tomate seco y cebolla crujiente. Mientras, el maridin se pidió la chaparrita: ternera, guacamole, jalapeós, bacon, lechuga, tomate y cebolla roja. No probé la suya por los jalapeños, pero dijo que estaba riquísima. A mi me parece que imposible que supiera mejor que la mia. ¡Qué maravilla!

Acompañamos las hamburguesas de unas patatas frijas gruesas, crujientes y con piel, que estaban deliciosas. Y él,  además se pidió la cheescake. No la probé, pero tenía pintaza. Ah! También tienen cerveza artesanal hecha por ellos. Vamos, no falta de nada.

Sin duda, un lugar más que recomendable. Todo muy, muy bueno y además a un precio estupendo. No sé quien puso de moda las hamburguesas gourmet, pero a quien lo haya hecho ¡gracias!

lapepita12

PD: Deseando volver y probar la Pepita Corleone.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s