El Camino Primitivo por tierras gallegas

La llegada a Santiago de Compostela no se puede describir con palabras. Es imposible. Sólo los que lo hemos vivido sabemos de lo que hablamos. Pero lo que puedo asegurar es que esa sensación no se olvida en la vida. Detrás hay muchos kilómetros, muchas vivencias, una naturaleza imponente, momentos duros, muchísimo aprendizaje y una experiencia única. Os cuento cómo fue todo ese camino por tierras gallegas (de la primera parte del Camino Primitivo por Asturias ya os hablé anteriormente) Dos partes muy diferentes, pero con algo en común: merecen tremendamente la pena.

Camino Primitivo por Galicia

  • Etapa Grandas de Salime-Fonsagrada (25 kilómetros)

Aquí el maridin y yo tuvimos la primera etapa de El Camino. Después de recorrer toda la parte asturiana, bien nos lo merecíamos. Así que dividimos esta etapa en 2. El primer día sólo caminamos 5 kilómetros, desde Grandas de Salime hasta Castro, un paseo corto y sin complicaciones. Y el segundo día hicimos el gran techo de la entrada, desde Castro hasta Fonsagrada, unos 20 kilómentros. El día empieza con dificultades debido a la subida al puerto del Acebo, que se prolonga eso sí durante una larga distancia, evitando las cuestas demasiado empinadas. Con suerte, a primera hora de la mañana podrás disfrutar de un mar de nubes bajo tus pies. La imagen es realmente espectacular.  Y una vez que llegas a la cima, unas piedras te indicarán la frontera entre Asturias y Galicia. Al cruzarla te das cuenta de que ya estás más cerca de la meta. Ahora ya no podemos rendirnos. Aunque todavía nos quede lo peor de la etapa: una última subida a Fonsagrada que es una pesadilla.

-Lo mejor: sin duda, el pulpo y los ribeiros que sí o sí te tienes que tomar al llegar a Fonsagrada. ¡Que se note que estamos en Galicia!

-Lo peor: la subida final hasta Fonsagrada. ¡Un castigo!

etapaafonsagradacaminodesantiagoafonsagrada

  • Etapa Fonsagrada – O Cadavo Baleira (26 kilómetros)

Etapa dura. El camino y la carretera (que en tierras gallegas es cada vez más frecuente) se suceden ante continuas subidas y bajadas. Tras abandonar Fonsagrada, pasamos por Padrón, Montouto y Paradavella, desde donde empieza lo peor del día: el ascenso hasta el alto de A Lastra, unos 7 kilómetros que se hacen realmente difíciles. Y cuando parece que el terreno llanea, para cruzar de nuevo el monte y llegar hasta Fontaneira. Aprovechar bien este momento porque, posiblemente, será la última vez que mires donde mires te encontrarás perdido en medio de una naturaleza sobrecogedora, rodeado de verde por todas partes. Deténte y disfruta de las vistas. A partir de aquí, todo es ya más fácil. El último esfuerzo y llegamos, tras un descenso a O Cadavo Baleira.

-Lo mejor: la panorámica que aparece ante nuestros ojos un poco después de llegar a A Lastra. Esa sensación de sentirte en medio de la nada es realmente espectacular.

-Lo peor: la subida hasta A Lastra. Por muchas que ya hayas pasado, no terminas nunca de acostumbrarte a las cuestas.

camino2

caminodesantiago-fonsagradaocadavo

 

 

  • Etapa O Cadavo Baleira – Lugo (30 kilómetros)

La etapa transcurra completamente llana, excepto los 2 primeros kilómetros a la salida de Cadavo Baleira, pero eso no la hace más sencilla. Aseguramos que se hace larga, muy larga. La primera parada del día podemos hacerla en Vilabade, donde sobresale la iglesia parroquial de Santa María de Vilabade, catalogada de Monumento de Interés Nacional. Recorremos después varias aldeas típicas gallegas hasta llegar, al fin, a Lugo. Los paisajes hoy no han sido espectaculares, y tantos kilómetros en las piernas se hacen cuesta arriba, a pesar de lo llano del terreno. Pero todo merece la pena, la única ciudad que nos encontraremos en El Camino desde Oviedo hasta Santiago de Compostela. Estamos en Lucus Augusti, ciudad rodeada por una muralla romana, Patrimonio de la Humanidad, con diez puertas que se abren al centro histórico. Con dos kilómetros de circunferencia, la muralla es la única del mundo de origen romano que se conserva íntegra. No puedes perderte la visita a la catedral de Santa María, el Palacio Episcopal o la plaza del Campo. Además, el ayuntamiento es una de las obras más valiosas del barroco civil gallego. Sin duda, bien merece la pena recorrer esta ciudad sin prisas. ¡Y también saborear su gastronomía!

-Lo mejor: el ambiente, la gente, el ritmo de la ciudad. Después de tantos días, aseguro que todo eso lo vas a apreciar más que nunca. Y, por supuesto, las tapas y su gastronomía. ¡Vas a chuparte los dedos!

-Lo peor: lo largo que se hace la etapa. Son muchos kilómetros y parece que no avanzas, como si nunca fueras a alcanzar la meta. ¡Pero se alcanza!

caminodesantiago-etapallegadalugocaminodesantiago-lugo1caminolugo

  • Etapa Lugo – Ferreira (27 kilómetros)

La etapa termina realmente en Castrelo, pero visto que los albergues aquí eran de todo menos apetecibles, decidimos continuar la etapa gasta Ferreira. Salimos de Lugo cruzando el puente romano y siguiendo el curso del río, una imagen muy bonita, la mejor de toda la que vamos a encontrar a lo largo de la etapa. Hoy el camino tiene poca historia: la mayor parte de los kilómetros transcurren por carretera y por pistas asfaltados con poco desnivel. Es desde Castrelo hasta Ferreira cuando el terreno se complica algo más y ya sí tenemos que hacer frente a algunas cuestas. Es en los últimos 7 kilómetros del camino, por lo que se hace algo más duro debido al cansancio que llevamos acumulados.

-Lo mejor: sin duda, lo mejor del día será llegar al destino y darse cuenta de que nos quedan menos de 80 kilómetros para llegar a Santiago de Compostela.

-Lo peor: el cansancio que se resiente en las piernas, después de dos días de muchos kilómetros.

caminodesdelugocaminodesdelugo2

  • Etapa Ferreira – Melide (20 kilómetros)

Etapa que transcurre sin apenas dificultades, a excepción de un pequeño puerto de montaña que nos acerca, una vez más, hasta los molinos de viento, compañeros habituales a lo largo de todo el camino. No tenedremos tampoco hoy vistas espectaculares, pero sí atravesamos varias aldeas típicas gallegas como As Seixas, Vilouriz o Vilamor. Cuando lleguemos a Melide comprobaremos que la soledad del Camino de Santiago termina aquí, ya que desde este punto avanzaremos junto a los peregrinos del Camino Francés, uno de los más transitados.

-Lo mejor: Melide. Su casco antiguo acoge varios puntos de interés, pero la imagen de la plaza y la iglesia del Sancti Spiritus es la más bonita de todas. Y, sin duda, no podemos olvidarnos de que si quieres degustar un buen pulpo, aquí tienes varios sitios para elegir.

-Lo peor: de nuevo, en nuestro caso, el frío, acentuado en esta etapa por la falta de bares en los que tomar un café para entrar en calor a lo largo del recorrido. Tuvimos que esperar hasta los kilómetros finales para encontrar uno abierto.

etapaferreiramelide

  • Etapa Melide – O Pedrouzo (33 kilómetros)

El último empujón antes de llegar a la meta, pero nosotros decidimos dividirlo en dos. El primer día caminamos unos 11 kilómetros hasta llegar a Ribadiso. Aquí las bajadas y subidas vuelven a ser constantes, pasando por varios valles hasta llegar a Ribadiso do Baixo, un pueblo de piedra lleno de magia, en el que el río es el protagonista. Un lugar que no voy a olvidar jamás y al que estoy segura que volveré (pero eso es otra historia). El segundo día recorrimos hasta O Pedrouzo unos 22 kilómetros. Aunque los 33 kilómetros se pueden hacer del tirón, es una buena idea dividirlos porque aquí vamos a encontrarnos unas cuantas cuestas prolongadas, que seguramente no nos harían nada de ilusión en una etapa larga. Disfruta de cada paso porque mañana esto llegará a su fin (y vas a echarlo mucho de menos) Y abre bien los ojos porque en unos días te darás cuenta de que esa naturaleza que ahora te rodea es todo un privilegio.

-Lo mejor: estás a tan solo 20 kilómetros de Santiago.

-Lo peor: la inquietud ante la llegada.

ribadiso11ribadiso22caminodesantiago-etapallegadaribadiso

 

Etapa O Pedrouzo – Santiago de Compostela (20 kilómetros)

Ahora sí. Hoy es el día que llevas imaginando en tu cabeza mucho tiempo. Los kilómetros hoy se te harán largos (quieres llegar con muchas ganas) y especialmente bonitos (no por la belleza del paisaje, pero sí por lo que vas a disfrutarlos). Y claro, el último día hay que rematarlo como se merece. Nada más dejar O Pedrouzo atravesarás frondosos bosques de eucaliptos. Y después tocará despedirse de nuestras peores compañeras de viaje a lo largo del Camino: las cuestas. Seis kilómetros de ascenso nos llevarán hasta el Monte do Gozo. No son precisamente agradables, pero pronto vas a ver alzarte ante ti, en la distancia, las torres de la catedral. Y, créeme, merece la pena. Sólo queda el último tramo. Has entrado en Santiago y pronto alcanzarás el casco antiguo. Ante ti tienes la espectacular catedral de Santiago. Enhorabuena porque has llegado a la meta.

-Lo mejor: la emoción difícil de explicar cuando el sonido de las gaitas gallegas te dan la bienvenida y sabes que estás a punto de cruzar uno de los arcos que te llevan a la plaza del Obradoiro. Has llegado al destino, y es el momento de disfrutarlo. ¡Enhorabuena peregrino!

-Lo peor: se acabó.

caminodesantiago-santiago1caminodesantiago-santiago2caminodesantiago-santiago3

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s