Los 10 imprescindibles de Asturias

Será porque su superficie está moldeada con pliegues de todas formas y colores, o por su multitud de valles dibujados a mano alzada. Será porque su rugiente mar se ha afanado en labrar playas y acantilados de inmensurable belleza, o porque sus gentes te reciben siempre con sonrisa y trato amable. Será por su rica gastronomía o porque el Cantábrico y los Picos de Europa salen a darte la bienvenida, pero lo cierto es que Asturias bien merece una visita. Por estas o por muchas razones.

1. Casco Antiguo de Oviedo: Posee una de las catedrales más bellas de todo el país, obra cumbre del gótico asturiano, y su solitaria torre preside un casco antiguo pensado para el peatón. Recorrerlo supone un viaje en el tiempo hasta la Vetusta de Clarín. En cualquier lugar puede saltar la sorpresa, en forma de callejuela, plaza o edificio de piedra. Además, ya solo una fabada y una botellina de sidra en las terrazas de El Fontán merece la pena.

imprescindiblesasturias-oviedo

2. San Lorenzo: desde la iglesia de San Pedro hasta la desembocadura del río Piles, es el destino clásico de bañistas en cualquier temporada. Sus típicas casetas de colores son un emblema cuando llega el verano. Y todo flanqueado por un bonito paseo, que es imprescindible recorrer y que cumple con nota como ventana al Cantábrico. Todo un lujo al atardecer.

imprescindiblesasturias-sanlorenzo

3. Centro Niemeyer: el arquitecto brasileño Óscar Niemeyer muestra su maestría en este regalo para Asturias. En la ría de Avilés se alza este espectacular complejo arquitectónico, que se convertirá en una de las creaciones más sorprendentes que hayas visto nunca. Además si pillas uno de sus interesantes eventos culturales, la visita será un éxito en todos los sentidos.

imprescindiblesasturias-niemeyer

4. Playas de Llanes: la costa del oriente asturiano esconde paradisíacas playas en las que el verde de las montañas se funde con el azul del mar en caprichosas formas. Playas hermosas en Asturias hay muchas, pero las de este concejo se llevan la palma. Toró, Gulpiyuri, Poo o Torimbia son obligatorias.

imprescindiblesasturias-torimbia

5. Sidras en Gascona: es uno de los mejores sitios a los que ir si eres turista en Asturias. Situada en el corazón de Oviedo, es el lugar idóneo para tomar unos ‘culines’ de sidra. Repleta de chigres, se ha convertido en el centro de reunión en torno a lo que más apreciamos los asturianos de cepa: la buena sidra.

imprescindiblesasturias-gascona

6. Tito Bustillo: uno de los grandes santuarios del Arte Paleolítico en Europa, de esos que dejan con la boca abierta. Ribadesella se convierte así en visita obligada para conocer de primera mano estas pinturas declaradas Patrimonio de la Humanidad.

imprscindiblesasturias-titobustillo.jpg

7. Mirador del Fitu: posiblemente la mejor panorámica de Asturias. A un lado el mar Cantábrico y al otro los impresionantes Picos de Europa. La original construcción nos eleva sobre el terreno para descubrir unas vistas de ensueño.

imprescindiblesasturias-elfitu

8. Cudillero: pocos pueblos se reflejan en el agua como Cudillero. Lugar marinero que invita a perderse por sus estrechas calles, admirar sus características casas de colores o bajar hasta el puerto para degustar la pesca del día. Se levanta sobre las empinadas laderas de tres montes que rodean la villa a modo de anfiteatro.

imprescindiblesasturias-cudillero

9. Santuario de Covadonga: en pleno Parque Nacional de los Picos de Europa, Covadonga sorprende por la belleza del paisaje que la rodea, la grandeza de su basílica y el encanto de la gruta o cueva de La Señora, donde descansa La Santina, patrona de los asturianos. Un rincón que merece muchísimo la pena.

imprescindiblesasturias-covadonga.jpg

10. Cabo de Peñas: el punto más al Norte del Principado de Asturias. Lo que las coordenadas no delimitan es el vértigo y el abismo que provoca uno de los cabos más impresionantes de la geografía española. La ocasión no se puede dejar escapar.

imprescindiblesasturias-cabopeñas

Esa villa marinera

Las gaviotas revolotean sobre las cabezas de los pescadores que como cada día han salido al mar. El sonido de las olas hace de banda sonora mientras un grupo de niños juega y ríe en la calle. El olor a marisco y pescado sale de las cocinas de las casas que tienen la ventana abierta. Y las calles estrechas y empedradas marcan senderos que siempre miran al Cantábrico. Visitar algunos de los pueblos pesqueros de Asturias es sinónimo de sonrisas, de la felicidad que otorgan las pequeñas cosas, esas tan sencillas y tan gratificantes como detenerse a contemplar la grandeza del mar. ¿Quieres saber cuáles son las villas marineras asturianas imprescindibles?

  • Luarca

El sabor marinero de Luarca se percibe, como en ningún otro lugar, en los barrios de la Pescadería y El Cambaral.  Calles estrechas, intrincadas, empinadas y que se sitúan sobre la ladera regalando vistas perfectas al mar.  A Luarca se le conoce como la ‘Villa blanca’ y la estampa que regala su puerto repleto de pequeñas barcas es  toda una maravilla. No debes irte de aquí sin dar un paseo para conocer su arquitectura indiana, sin dejarte sorprender por alguno de sus miradores -como el del Chano- o sin visitar su cementerio, uno de los más espectaculares de todo el país y en el que se encuentran los restos del premio Nobel Severo Ochoa.

  • Cudillero

Pocos pueblos se reflejan en el agua como Cudillero. Recogido sobre la montaña y frente al mar, este pequeño pueblo pesquero hay que descubrirlo poco a poco. Pasear por sus calles y descubrir sus rincones significa acabar el camino, siempre e ineludiblemente, frente al mar y su espectacular puerto. Imprescindible comer pescado y marisco fresco en la plaza de la Marina, contemplar la villa desde sus calles más altas y caminar a la orilla del Cantábrico hasta llegar a su faro.

  • Lastres

Lastres aparece colgado sobre el mar, y es un precioso pueblo de pescadores, de galerías acristaladas y calles estrechas frente al Cantábrico. Es imprescindible pasear por su barrio de los balleneros, por la Torre del Reloj o por su puerto pesquero. Además, sí o sí no puedes dejar de subir al mirador de San Roque, que cuenta con unas vistas únicas de toda la bahía. Una maravilla en la que merece la pena detenerse.

 

 

 

 

 

 

Casas rurales de 10 para disfrutar de Asturias

El entorno rural, las actividades al aire libre, la desconexión, el aire puro y la buena gastronomía son sólo algunas de las ventajas de decantarse por el turismo rural como opción para unos merecidos días de descanso. Esto y mucho más ha sido lo que han debido de tener en cuenta los usuarios de Booking, que han elegido cuatro casas rurales como la mejor decisión para hospedarse en Asturias. Su trato familiar, el encanto, la ubicación o la atención les han permitido obtener una puntuación de un 9,9. ¿Quieres saber qué tienen de especial? ¡Sigue leyendo!

Un alojamiento rural con carácter propio. Esta es la definición de Casa Maru. Ubicado frente al espectacular Naranjo de Bulnes, el entorno no puede resultar más bello. Un paisaje de ensueño, entre elevadas peñas, a los pies del también conocido como picu Urriellu y sobre el impresionante desfiladero del río Cares. Pensado para satisfacer las necesidades del cliente más exigente, del que aprecia la calidad, la privacidad y el servicio personalizado. Es el lugar perfecto para desconectar del mundo, y puedes hacerlo alquilando la casa al completo o tan solo una habitación. Cualquier opción va a convencerte por igual. Y además, para hacer la estancia aún más sorprendente, desde Casa Maru te ofrecen una serie de servicios por encargo a los que es muy difícil decir que no. Deberías probar su barbacoa nocturna, la noche romántica, el tour fotográfico para observar la flora y la fauna de los Picos de Europa, o sus estupendos masajes. Sí, sin duda una estancia de 10.

El cliente puede elegir entre dos opciones: la Casa El Balcón y la Casa El Corredor. Ambas mantienen la arquitectura tradicional asturiana, adaptándose a su entorno, pero con un interior único y un toque de modernidad que convence a todos los que la visitan. Situada en el valle del Tuilla, el verde cobra protagonismo y las vistas desde cualquiera de sus estancias son simplemente espectaculares. Perfecta para los apasionados del senderismo y de la naturaleza. A tan sólo 30 kilómetros, los huéspedes pueden disfrutar de la Reserva de la Biosfera del Parque Natural de Redes. Una casa rural ideal para desconectar de la rutina sin renunciar a las comodidades del siglo XXI.

Cuidada al detalle, es una opción más que recomendable para los que buscan unos días respirando aire puro en Asturias. Calidad en un torno incomparable, que te da la opción de elegir entre la casona y el loft. Mientras que la primera cuenta con tres habitaciones, dos baños, salón-cocina y corredor; la segunda tiene un sólo baño y habitación, pero ofrece una estancia diferente, única y de calidad. Pero sin duda, uno de los puntos fuertes de este alojamiento es su apuesta por el entretenimiento del cliente, ofertando rutas en bicicleta de montaña, la práctica de senderismo o paintball, rutas a caballo o rutas gastronómicas para disfrutar de la mejor gastronomía de la zona.

  • Llagar de Mestas de Con

Ideal para los que buscan la mejor relación calidad-precio. Una casa tranquila, sencilla, pero en la que no falta de nada. Y en la que la atención al cliente es su principal carta de presentación. Nunca ha habido un huésped insatisfecho, y eso es posible gracias a su propietaria María que trata a todos los que llegan a su casa como a uno más. Además, situada a 9 kilómetros de Cangas de Onís y 23 de Llanes, es un alojamiento perfecto para descubrir una de las zonas más bonitas de toda Asturias. Montaña y mar, a solo un paso.